SAN PEDRO: LA ESCUELA N° 364 PIÑALITO SUR CELEBRÓ SUS 65 AÑOS

Comparte esta noticia en:

La emblemática Escuela N° 364 Antonio Segundo Angriman del Paraje Piñalito Sur  de San Pedro cumplió 65 años de vida institucional. En ese marco, en horas de la mañana del último domingo se desarrolló  un acto conmemorativo en honor a los fundadores, ex docentes y ex alumnos.

La Escuela 364 se encuentra en rinconcito de la patria lejos de todo, muchas veces olvidado por las principales autoridades políticas de turno, pero mediante la constancia, perseverancia y trabajo de docentes y padres que no midieron esfuerzos a la hora de luchar por mantener de pie la comunidad y su escuela, en la actualidad fue posible festejar los 65 años de esa institución que por muchos años fue la única en un radio de unos 8 kilómetros aproximadamente y concurrían niños que hacían más de 5 kilómetros para llegar, algunos a caballo, en bicicleta o caminando.

La directora del establecimiento, Angela Rivero, comentó: “Nos pone muy contentos y felices este reencuentro de ex alumnos y algunos docentes después de muchos años, mediante la colaboración de toda la comunidad educativa pudimos realizar una hermosa fiesta, y mediante eso también fue posible la llegada de nuestras autoridades que realmente estábamos necesitando que vengan y vean lo que son las necesidades que tiene la escuela, porque si bien un va y golpea puertas y pide ellos no están viendo las necesidades».

«Este es un evento donde aparte de invitarles a que vengan a compartir es también para que vean nuestra realidad y es así que hoy nuestro intendente se comprometió públicamente, que para las próximas vacaciones se van a realizar a través del municipio todas las refacciones necesarias para nuestra escuela que consiste en pintura electricidad reparación de baños entre otras cosa.”

Esta institución educativa en el paraje Piñalito Sur, departamento de San Pedro en el kilómetro 376 de la ruta nacional 14, nace a 65 años atrás por iniciativa de Antonio Segundo Angriman, un empresario maderero con grandes extensiones de tierras y el único aserradero en aquella época quien dona las tierras y funda la Escuela N° 364, la cual hoy en día lleva su nombre.

Tras el acto continuaron las actividades con almuerzo comunitario, entretenimientos varios para toda la familia y algo que se volvió una tradición en cada fiesta lugareña la música en vivo con algunos artistas aficionados que con acordeón, voces y guitarra animan la jornada.

Estuvieron presentes en el acto autoridades educativas,  municipales ex docentes, ex alumnos y toda la comunidad.

Fuente: Fabián Acosta ( Corresponsal El Territorio)

Comparte esta noticia en:

Comentários no Facebook