POZO AZUL: TIENE 19 AÑOS Y ES ACUSADO DE VIOLACIÓN Y MUERTE DE SU HIJA DE 4 MESES FUE PRESO EN BRASIL

Comparte esta noticia en:

El sospechoso junto a la madre de la víctima, llevaron a su hija hasta un hospital brasileño porque estaba enferma. Al fallecer la criatura, unas enfermeras que la higienizaban descubrieron los vejámenes.

Un joven de 19 años y oriundo de Pozo Azul fue detenido el pasado sábado a la noche acusado por el abuso y crimen de su hija de cuatro meses, según la policía brasileña.

La captura del individuo estuvo a cargo de la Policía Civil y Militar de Dionísio Cerqueira, fronteriza ciudad del vecino país donde el sospechoso junto a su pareja de 15 años llevaron a la víctima para su atención médica.

De acuerdo con las informaciones divulgadas por el delegado o comisario de la Policía Civil a cargo del caso, Lucas Almeida, la denuncia fue radicada justamente por la guardia de turno del hospital de Dionísio Cerqueira, donde una doctora reveló que una familia de argentinos llevó momentos antes a una bebé y luego de haber pasado por una farmacia. La menor falleció ese mismo sábado a las 23 debido a un cuadro grave de salud y luego de sucesivos abusos, indicaron las fuentes.

Incluso los facultativos intentaron mediante ejercicios de reanimación tratar de salvarle la vida, pero no hubo nada que hacer. La beba no resistió.

Fueron las enfermeras que preparaban y hacían la limpieza del cuerpo de la criatura para su traslado a la Argentina quienes habrían notado a simple vista los abusos, indicaron las fuentes.

De inmediato las trabajadoras de la salud llamaron a la Policía Militar, que se hizo presente en el lugar, trasladando a la pareja argentina a la sede de la Policía Civil.

Una vez en la comisaría los funcionarios policiales escucharon la versión de ambos padres, quienes al principio dijeron desconocer que su hija fue víctima de vejámenes. Fue así que la progenitora se habría quebrado y habría relatado que cree que el autor del abuso sería el padre, ya que es el único que habría estado a solas con la beba.

La adolescente habría precisado que descubrió las violaciones el jueves 28 de abril pasado, pero habría sido amenazada de muerte por su pareja y el padre del bebé, si le contaba a alguien lo que estaba pasando.

El joven negó la acusación. Vale aclarar que todos los citados testimonios carecen aún de valor legal ya que no fue una declaración ante la Justicia.

Ante los dichos de la madre, el delegado ordenó el inmediato arresto del padre y lo envió a la prisión de São José do Cedro, donde quedará alojado y a disposición de las autoridades judiciales que correspondan. Ayer en tanto, la Justicia le dictó en tiempo récord la prisión preventiva al acusado.

Por su parte, el abogado designado para el implicado, informó a los medios brasileños que solicitó un examen de ADN a su defendido para cotejar con muestras de fluidos hallados en el cuerpo de la víctima y en las prendas de vestir.

El mencionado delegado Lucas Almeida confesó a la prensa que nunca vio en toda su carrera un crimen “tan bárbaro como ese, más teniendo en cuenta la gravedad de las lesiones verificadas en el cuerpo de la pequeña, que no se descarta fue abusada sexualmente cuatro horas antes de morir”.

Ambos progenitores viajaron 68 kilómetros desde Pozo Azul hasta Dionísio Cerqueira (localidad brasileña ubicada frente a Bernardo de Irigoyen).

Antecedente

El caso de la pequeña, aunque los causales y formas son distintos, recordó al asesinato de Alex Figueredo (3), oriundo de Eldorado y también fallecido en Dionisio Cerqueira. El niño murió a causa de las golpizas.

Por el hecho, en diciembre del año pasado fueron condenados Fernanda Fidelina Vázquez (24), madre de la víctima, quien recibió la pena de 34 años, y su padrastro, Paulo Hernán Álvez (25), a quien condenaron a 37 años y dos meses.

El cumplimiento de la pena es de régimen cerrado, por lo que los imputados tendrán que cumplirla en su totalidad.

Álvez llegó al juicio detenido, mientras que Vázquez estaba prófuga de una cárcel tras escaparse en octubre de 2021.La Policía de Misiones la atrapó en Eldorado el 9 de febrero último.

El fallecimiento del menor fue certificado el 5 de abril de 2020 en el hospital y la primera versión aportada por su madre fue que su hijo se había golpeado durante una caída accidental.

La autopsia reveló que tenía una grave hemorragia, con el hígado y un riñón severamente afectados por lesiones de vieja data. El niño vivía en Brasil con su mamá y la pareja de ésta, quienes terminaron confesando que lo golpeaban cuando lloraba. Dijeron que algunas veces se “les fue la mano”.

Fuente. Primera Edición y El Territorio

Comparte esta noticia en:

Comentários no Facebook