NIÑO RECIBIÓ DESCARGA MIENTRAS SE REALIZABA UN ESTUDIO DE RUTINA

Comparte esta noticia en:

Fue en la cabeza, ya que el chequeo era un electroencefalograma, requerido para tratar su epilepsia. Debió someterse a dos cirugías y ahora se recupera en su casa. El hecho ocurrió en el Samic de Eldorado.

Mickeas, un niño de 6 años domiciliado en Palmera Boca de San Pedro, sufrió una descarga eléctrica mientras se realizaba un electroencefalograma en el hospital Samic de Eldorado. Dicha descarga le ocasionó quemaduras en la cabeza y debió someterse a dos cirugías. Si bien ya recibió el alta y se recupera en su domicilio, la madre del niño se mantiene compungida por lo ocurrido. 

Mickeas padece epilepsia e ingresó el pasado jueves, junto a su madre Sandra Silva, a la sala del Samic de Eldorado para realizarse el estudio solicitado cada tres meses por su neuróloga. El turno estaba programado para las 7.30. Todo parecía marchar con normalidad, pero cuando la profesional ajustó los distintos electrodos al cuero cabelludo del menor, la máquina presentó una falla.

“Entonces la chica desconectó esos cables de la máquina, pero no así de la cabeza de mi hijo. Pidió que se quede quieto, tomó otra máquina y conectó los cables de esa otra máquina a la cabeza de Mickeas y fue cuando él recibió una descarga”, contó la madre a El Territorio. 

Y detalló: “Yo me di cuenta porque él estaba reaccionando mal, y al preguntarle a la chica qué pasaba me dijo que mi hijo tuvo una crisis, pero yo vi que no era porque sé cómo son los síntomas de la epilepsia. Me acerqué a mi niño, justo se cayó un cable y me llegó a alcanzar la descarga, así que le advertí a la chica que algo estaba mal”. Fue entonces cuando se percataron de que la máquina no estaba funcionando bien o los impulsos eléctricos presentaban demasiada potencia. 

Seguidamente, según el relato de Silva, la profesional desconectó los cables y el menor no reaccionaba, estaba inconsciente, por lo que lo tomó en brazos y lo llevó a Emergencias. “En Emergencias mi hijo no despertaba, yo estaba desesperada, los médicos me mandaron que saliera afuera, cuando volví mi hijo estaba a los gritos, le pusieron calmantes y fue cuando vi la quemadura en su cabeza”, recordó indignada la mujer.  

El menor fue diagnosticado con quemaduras tipo B en la región frontal izquierda por electrocución. 

“Fue horrible”

Mediante una intervención quirúrgica plástica ese mismo jueves le retiraron las células muertas a consecuencia de la descarga eléctrica y fue necesario volver a cubrir la región afectada. Para ello, el viernes el niño fue intervenido nuevamente, en ese caso le sacaron un pedazo de piel de la entrepierna que fue utilizado para reconstruir la zona afectada.

El padre del menor, Julio Goncalvez, realizó una denuncia en la Comisaría Seccional III de la Unidad Regional III de Eldorado y la madre prestó las declaraciones correspondientes. Ahora, ambos buscan dar a conocer el terrible momento que vivieron. 

“No quiero que esto pase a otros niños, fue horrible, yo quedé traumada. Quiero que la gente sepa lo que está pasando en el Samic, yo cada tres meses tengo que hacer este estudio, hace más de un año esa misma máquina fallaba. Repusieron la máquina y pasó esto, es muy doloroso porque ya tengo que ver cuando sufre los ataques de epilepsia y ahora ver esto que le hicieron es indignante, pido a todos los que pasen por algo así que se animen a denunciar”, apuntó Silva visiblemente conmocionada. 

En cuanto al estado de salud del menor, evoluciona de forma favorable y ya recibió el alta. Sin embargo, le cuesta caminar. “Mi hijo camina rengo, yo tengo miedo que quede así, él casi no se acuerda nada de ese día, quedó un poco olvidadizo”, lamentó la madre. 

En consecuencia, se instruye el sumario judicial 206/21 caratulado como lesiones graves culposas e interviene el Juzgado de Instrucción Dos de Eldorado, a cargo de la juez Nuria Allou.

Qué dicen del Samic 

El Territorio se comunicó con Rodrigo Durán, director del Samic de Eldorado, quien dio su versión: “La que realizó el estudio es técnica en electroencefalograma matriculada. Los equipos son nuevos, de última generación. Se está investigando qué pasó”. 

Y agregó: “Se quemó el tamaño de una moneda por encima de la ceja, se hizo injerto de piel y ahora esta en recuperación”, al tiempo que aseguró que “se contuvo al chiquito y a la familia”. 

Por otra parte, sostuvo que la renguera que mencionó la madre del niño podría deberse a la extracción de piel que se le realizó de la entrepierna, por lo que deberá esperar a su recuperación. 

Por: Carina Martínez Corresponsal de El Territorio

Comparte esta noticia en:

Comentários no Facebook