LA RECTA FINAL

Comparte esta noticia en:

En el año de la pandemia, Misiones inauguró o puso a nuevo, diez hospitales y ahora cuenta con nueve de alta complejidad, cubriendo puntos estratégicos de la geografía que permiten una mejor atención de la demanda creciente. El último en ser habilitado, el de Jardín América, suma 42 camas críticas que fortalecen el sistema sanitario cuando más se lo necesita. La inversión en el flamante hospital de la ciudad de las flores fue de 2.742 millones de pesos. 

A poco más de un año de la llegada del coronavirus a la Argentina, Misiones se mantiene como la segunda provincia con menor cantidad de contagios y ocupó siempre los últimos lugares. Es la de menor incidencia de contagios por cada cien mil habitantes. Tiene 1.454 contagios cada cien mil, contra 7.521 del promedio país. También tiene la tasa de letalidad más baja, con 204 fallecidos cada cien mil habitantes, contra 2.816 de la Capital Federal. 

Al cierre de esta columna, en Misiones ya habían aplicado más de 290 mil vacunas. 

Con ese panorama, Misiones se encamina a los últimos cien metros de la carrera rumbo al 6 de junio, la primera elección del país. En el medio, la mayoría de los indicadores económicos tiene signo positivo, con el consumo en alza en sectores clave y las ventas en supermercados con el mayor crecimiento del país, además de una señal alentadora por su efecto multiplicador en la economía: la construcción por primera vez desde 2019, reflejó un crecimiento del número de trabajadores registrados. Pasaron un año entero de recesión y otro de pandemia para que la recuperación en el sector, que se había reflejado antes en la creciente demanda de cemento, marcara también una recuperación del empleo. Los puestos de trabajo registrados en el sector de la construcción en Misiones tuvieron, en marzo un crecimiento del 10,9% contra el mismo mes del año anterior, siendo el primer incremento de este tipo tras sufrir veintitrés meses consecutivos de caídas. A su vez, en la comparación mensual también registró un alza, que fue 5,1%, creciendo por segundo mes consecutivo.

A nivel nacional, en marzo de 2021 se registró un total de 322.214 puestos de trabajo en el sector que, comparando con el mismo mes del año anterior, equivale a una suba del 1,4%, y representa la recuperación de 4.542 empleos en el sector. De esta forma, se corta con una racha de treinta meses consecutivos de caídas interanuales.

Con las fronteras cerradas -que seguirán así por un largo tiempo-, Misiones pudo certificar en la práctica lo que la teoría indicaba: la sangría permanente de recursos hacia Paraguay y Brasil, hacía muy difícil proyectar un crecimiento sin equiparar condiciones. 

Las condiciones se igualaron forzosamente, pero en este tiempo la Provincia logró convencer a la Nación de que hay que generar medidas para sostener el consumo interno. El Ahora Misiones +15 es el corolario de la nunca resuelta Ley Pymes y del frustrado Proyecto Misiones tras el veto presidencial. Hay entusiasmo entre los comerciantes que quieren estar preparados para cuando las fronteras vuelvan a abrirse. 

En el ranking de los 32 aglomerados urbanos considerados por la EPH, Misiones ocupa el primer lugar en variación positiva de la tasa de actividad interanual, que pasó de 43,3 a 46 por ciento. La tasa de empleo también pasó de 42,1 a 43,1 por ciento, aunque al mismo tiempo aumentó la desocupación por una mayor demanda laboral. Pero es la única provincia donde bajó la pobreza, según datos del Observatorio para el Desarrollo Económico de Misiones, con una caída de 8,7 por ciento.

En marzo, Misiones tuvo el mayor crecimiento de ventas en supermercados de todo el país, con un crecimiento del 8,9% a  precios constantes que la posicionan como la provincia con la mayor alza de todo el  país. En paralelo, las ventas con el Ahora Misiones experimentaron un crecimiento sustancial y pasaron de un promedio mensual de 250 millones a 450 millones. 

Los números indican que Misiones supo administrar la pandemia y al mismo tiempo, cuidar la economía como ninguna otra provincia. No es casual que entre las gestiones más valoradas del país estén los principales mandatarios misioneros. El intendente de Posadas, Leonardo Stelatto, fue el alcalde más valorado del país en la primera encuesta sobre intendentes que hizo CB Consultora, que hasta ahora venía midiendo a gobernadores. Con 68,8 por ciento de valoración positiva, el posadeño supera en valoración positiva al alcalde de Rosario, Pablo Javkin y Luciano Di Nápoli de Santa Rosa de La Pampa. 

Herrera Ahuad, por su parte, tiene una imagen positiva de 69,3 por ciento, apenas por debajo de Gustavo Valdés de Corrientes (71,3%),  y por encima de Rodolfo Suárez de Mendoza, con 69,1%.

Esa administración dual y la imagen de los principales dirigentes, son para la Renovación ambos son el principal activo político y elemento central del mensaje de la campaña. 

La oposición, en cambio, se concentró más en sostener las líneas argumentales que bajan de Buenos Aires que en ofrecer alguna alternativa seductora a los votantes. 

Pero para las elecciones locales hace falta un poco más que la pertenencia a un espacio nacional, sobre todo si éste tiene poco y nada para mostrar. El Gobierno nacional sube y baja en las encuestas al tono de los contagios, pero no logra hacer pie en materia económica, sumergida en una crisis desde mediados de 2018 que la pandemia no hizo más que agigantar. Cambiemos tiene que cargar con esa mochila y la frustración de la sociedad, por lo que la gran apuesta es conservar ese núcleo duro anti, más que propio.  

En las últimas horas, la prioridad compartida fue intentar postergar las elecciones con motivaciones diversas que no se condicen con la realidad local. 

Hay una fractura en esa línea argumental que exhiben tanto Juntos para el Cambio como el Frente Agrario para la Victoria. 

El primer candidato a diputado de Cambiemos, Ariel Pianesi fue a buscar la foto con Horacio Rodríguez Larreta, el obcecado intendente porteño que no considera necesario suspender la presencialidad en las escuelas en la ciudad que es foco de los contagios. Suspender elecciones un día para cuidar la salud y no cerrar las escuelas en la ciudad donde están ocupadas el 77 por ciento de las camas de terapia intensiva por pacientes con coronavirus. 

Del otro lado, los macristas se encolumnan con Patricia Bullrich, la presidenta del PRO que es hoy la más enfática militante anti cuarentena y en contra de cualquier restricción. La jefa del PRO quedó en offside después de denunciar un pedido de coimas del Gobierno a la empresa Pfizer, que la misma farmacéutica salió a desmentir. 

El Frente para la Victoria también pregona la suspensión de los comicios, al mismo tiempo que el Gobierno nacional se ofrece para ser sede de la Copa América y recibir a delegaciones de todo el continente en el pico de la segunda ola. 

Los números de Misiones no se parecen ni un poco con los del AMBA, de donde emanan las matrices políticas que la oposición quiere replicar aquí. Como resultado, la campaña de ambos espacios fue de una abulia pocas veces vista. No se escucharon propuestas ni siquiera críticas. Parece haber conformismo con las bancas reservadas para las oposiciones. La campaña se limitó a spots y consignas en redes sociales que no por repetitivas logran horadar. 

Los sondeos previos marcan una enorme distancia entre la Renovación y las oposiciones. Cerca del 60 por ciento de preferencia por el oficialismo y con los dos principales espacios opositores por debajo del veinte. Cambiemos corre con una leve ventaja por el despliegue del radicalismo. 

El Frente de Todos está lidiando con fugas constantes, incluso entre candidatos, desencantados con un acuerdo que no fue equilibrado. No terminó de maridar la sociedad entre el Partido Agrario y el de la Victoria y en los dirigentes del primero hay desazón por el terreno cedido. 

Del otro lado, ganancia pura. Primeros lugares en la lista de diputados, con garantía de presencia en espacios que hoy no tienen y lugares en los Concejos Deliberantes pensando a futuro. 

Otro dato emerge de los sondeos. En Misiones no llega al diez por ciento el que se identifica como kirchnerista e incluso menos, como macrista. La grieta no tiene lugar. Y ahí se agranda el misionerismo. 

Ese misionerismo excede a la Renovación, que ofrece candidatos sin carrera en la política, pero con trayectoria individual que enriquece el conjunto. Pero incluso los que se definen outsiders, se confiesan atraídos por el concepto y dispuestos a aportar su impronta. Nadie podrá obviar esa idea en futuras contiendas electorales. 

Comparte esta noticia en:

Comentários no Facebook